Qué tener en cuenta para adoptar un animal

Perros, gatos, roedores, pájaros o peces, ¿con cuál me quedo?

Un buen día lo tenemos claro. Decidimos que vamos a ampliar la familia y vamos a adoptar un animal de compañía. ¡Ya lo sabemos estamos deseando dar hogar un bichillo! En este punto algunas personas no tienen claro si se trata de un perro, un gato, un roedor, un pájaro o incluso un pez, pero alguien puede no tenerlo tan claro y no saber cómo elegir. Bien en ese caso, lo mejor es pararse a pensar los medios que tenemos para poder dar cobijo a cada una de estas especies y por otro lado a la disponibilidad y tipo de vida que tenemos.

En función a cómo es nuestro día a día hay que tener en cuenta que hay animales que necesitan una mayor presencia por nuestra parte ya que tienen que salir entre dos o tres veces a la calle diariamente, mientras que otras mascotas pueden tener en casa un espacio para hacer sus necesidades  y no ser tan necesario su salida al exterior. Además, hay animales que aunque no necesiten salir tampoco se arreglen bien con la soledad de tu vivienda, especialmente cuando son cachorros y todo es muy nuevo para ellas. De ahí primero preguntarse, ¿tenemos la disponibilidad adecuada para atender a nuestra futura mascota como se merece?

 



En segundo lugar, la adquisición de una mascota siempre supone un coste económico que no se puede pasar por alto. A continuación vamos a intentar hacer un listado de las principales necesidades de una mascota:

  • La alimentación, para que estén sanas las mascotas necesitan una alimentación adecuada a sus necesidades, dependiendo de si son cachorros, adultos o senior, si son alérgicos a alguna sustancia o tienen algún aspecto sensible o específico en su piel, estómago, etc… 

  • Su descanso, esto varía mucho dependiendo del animal, quizá un perro o un gato encuentren una cama o un colchón como adecuado o incluso casetas exteriores, mientras que los roedores o pájaros requieran un nido o una jaula. Por su parte el espacio que ocupan los peces es algo totalmente al margen de lo anterior y con un nivel de especificidad muy superior, en el que se necesita un asesoramiento bastante más detallado.

  • El lugar en el que hacen sus necesidades, no es lo mismo los peces que no tienen porqué salir de su acuario pero en el que tienes que realizar una buena labor de mantenimiento y limpieza constantes y sabiendo lo que se hace, de lo que supone los roedores o los gatos con gateras específicas cuyo mantenimiento puede parecer más sencillo por su obviedad, pero que hay que estar medianamente alerta. Finalmente, en este caso los perros son los que menor inversión requieren en cuanto a materiales de limpieza (entendida como materiales de desechos) aunque también hay que hacerse con alguna cosilla como son las bolsas de basura. Sin embargo, en este último caso, lo más importante es que hay que ser conscientes de la importancia de sacarle a la calle diariamente con una rutina bastante estable para que el animal, sea capaz de hacer sus necesidades cómodamente sin destruirnos media vivienda.

  • La piel y el cuidado de su baño o limpieza. En estos casos es probable que cuanto más grande sea el animal, más aparatosa sea su limpieza y requiera ir a algún centro especializado, como una peluquería para mascotas.Principalmente esto afecta a los que tienen pelo y piel en mayor cambio – a excepción de los pájaros que generalmente realizan la muda ellos solos y no requieren la intervención de un profesional en este sentido-. Por tanto, tener en cuenta que dependiendo la raza o la actividad que realicen las mascotas requerirán un mayor trato en la peluquería para mascotas tanto para cortar y arreglar el pelaje, no solo por estética sino  además de por salud de nudos, sino de limpieza también.

  • El juego que queremos realizar con nuestra mascota o la interacción que queramos desarrollar con ella. Sin limitar la faceta del juego y del entretenimiento con nuestras mascotas, a priori parece que hay bastante más posibilidad de interacción y de juego entre mascotas como perros y gatos, seguidas de roedores y pájaros y por último los peces cuya representación del entretenimiento parece más una visión pasiva de lo que hacen que una interacción o comunicación real con ellos. En este caso, centrándonos por tanto en los dos primeros, es muy distinto el juego entre perros y gatos. Uno es bastante más exterior mientras que el otro interior, bastante condicionado por la propia naturaleza de su forma de ser y de sus estilos de vida como mascotas.

  • El calendario de vacunaciones. Además de asegurarnos en el momento de la llegada de que es una mascota con su estado de vacunaciones en regla, es parte de nuestra responsabilidad como dueños - o compañeros- estar alerta sobre las necesidades temporales en cada momento. Además, hoy en día hay multitud de productos en el mercado cuyo objetivo es prevenir de forma natural la infestación de parásitos no deseados. Recordando siempre que el mayor ahorro tanto en saludo como en el bolsillo es la prevención. 

 

En definitiva, son muchas las cosas que hay que pensar cuando queremos adoptar una mascota, y seguro que luego estamos contentísimos de nuestra elección, sin embargo, es bueno pararse a pensar un poco qué situación tenemos, qué vida les podemos dar y sobre todo si estamos dispuestos a tomar las medidas necesarias para que juntos nuestra convivencia sea genial. Estamos seguros de que os lo vais a pasar en grande contemplando a vuestras mascotas y jugando con ellas, así que solo falta pensar cuales son las que mejor encajan con nuestra forma de vida y nuestros recursos, incluso si queremos más de una, ¿por qué no? a por ellas y a ¡darles lo mejor de lo mejor!.